Organizaciones en defensa de derechos y bienes comunes: 4to Congreso de ONGs: debate, revisión y proyección

Mario GarcesUna intensa jornada de debate vivieron las más de 40 organizaciones socias de ACCIÓN ONG en el Museo de la Educación Gabriela Mistral, el jueves 23 de junio. Fue un momento para debatir en la misma mesa con el gobierno, establecer puntos en común y también las diferencias, pero sobre todo, permitió generar un momento de encuentro entre quienes trabajan en defensa de derechos y los bienes comunes desde las organizaciones de la sociedad civil.

El 4to Congreso de ONG: en defensa de derechos y bienes comunes, instancia que no se hacía desde el año 2007, discutió sobre cómo fortalecer el trabajo de la sociedad civil organizada y establecer miradas comunes entre los asociados.

Al panel inaugural, asistió Danae Mlynarz, del Ministerio de Desarrollo Social, e Ignacio Lledó, subdirector de la DOS, y fue conducido por la presidenta de ACCIÓN, Francis Valverde, quien además de saludar la instancia y a los presentes, insistió en la necesidad de fortalecer a las organizaciones de la sociedad civil para profundizar la democracia.

Por su parte, Mlynarz, realizó un saludo protocolar de parte del gobierno, dio su visión respecto a la participación ciudadana y reconoció la importancia que tiene en un país democrático, ya que “nos impulsa a correr el marco de lo posible” para “hacer las transformaciones que el país necesita”.

Por su parte, Lledó, subdirector de la DOS, explicó que si bien existía una relación desafiante entre el gobierno y las ONG, también reconoció que “siempre nos impulsan más allá, es una relación desafiante”. Además, dijo que “la democracia ha cambiado, ahora ha encontrado otras formas porque el Estado no está satisfaciendo las demandas (de la sociedad civil)”.

Las ONGs y la crisis de legitimidad

El primer panel titulado “Institucionalidad en crisis: desafíos para una nueva cultura política de la sociedad civil”, estuvo compuesto por Nancy Yáñez, co-directora del Observatorio Ciudadano; Mario Garcés, director de Eco Educación y Comunicaciones; y Francis Valverde, presidenta de ACCIÓN.

La primera en abrir los fuegos fue Valverde, quien manifestó que esta era un momento para revisar lo realizado, hacer balances y mirar al futuro, y recordó que “la función tradicional de las ONG ha sido, y es, la organización y empoderamiento de la ciudadanía para la participación en la gestión pública y la defensa y promoción de los derechos humanos”.

Pero, agregó que “los procesos de transición iniciados con posteridad al abandono de los militares del poder gubernamental dieron inicio a etapas marcadas por ajustes estructurales, mandatados por los organismos financieros internacionales”, lo que “profundizó aún más el abandono de los Estados de la provisión de bienes y servicios públicos, privatizándolos, convirtiéndolos en bienes de mercado y externalizándolos, instalando así una lógica clientelista en la relación con las OSC”, y por esta razón surge la necesidad de reflexionar profundamente sobre el rol que quieren cumplir hoy las ONGs.

Pese a eso, la presidenta de ACCIÓN expresó que las ONGs “están llamadas hoy a tener un rol fundamental en la consolidación del sistema democrático, la defensa de los derechos humanos y la participación ciudadana en la construcción de lo público”.

Para Valverde, la crisis de legitimidad tiene relación con un creciente y acelerado deterioro de la situación social y política, que debiera tener como horizonte, la creación de una nueva Constitución creada por una Asamblea Constituyente, y que “cualquier camino que se desvíe de esa meta funcionará como válvula de presión de la ilegitimidad que atraviesa la crisis política actual”, manifestó.

También Valverde mencionó la creciente movilización social de los últimos años, que -dijo- están “animados de un espíritu de transformación profundo”, ya que es una “tendencia de la sociedad a expresarse con más fuerza y diversidad” que apuntan a demandas comunes: participación, descentralización efectiva, ampliación de las formas y mecanismos democráticos, no-discriminación, interculturalidad, derechos y autonomía de los pueblos indígenas, cuestionamiento a los modelos de economía basados en la extracción de materias primas, entre otros.

Las crecientes e intensas movilizaciones han abierto una ventana de oportunidad para la re-politización del espacio público, pero ello implica “desarrollar canales de participación para que sean los ciudadanos y las ciudadanas quienes definan las prioridades de su propio desarrollo”, aclaró Valverde.

Para cerrar, Valverde manifestó que el desafío que vive Chile en la actualidad es “el de construir una forma de articulación entre el Estado y la sociedad que no esté mediada por otra lógica ni por otras definiciones que aquellas que los propios ciudadanos y ciudadanas decidan y sean capaces de llevar adelante”.

Nancy Yáñez: los derechos humanos son cartas de triunfo en la ciudadanía

Nancy Yáñez, co-directora del Observatorio Ciudadano cuestionó que lo que estuviera en crisis fuera realmente la institucionalidad, sino que “nosotros estamos en crisis, porque está en crisis la institucionalidad de la dictadura que privatizó todos los bienes comunes”.

Yáñez cuestionó que en realidad los gobiernos postdictadura no hayan tomado ningún tipo de salvaguarda para garantizar los derechos de las comunidades locales y respetar sus formas de vida tradicionales, tampoco han hecho modificaciones a la distribución de la riqueza, ni tampoco a los pasivos sociales y ambientales de proyectos industriales.

“La Constitución del 80′ es la base institucional que coloca la semilla, pero sólo la semilla -indicó Yáñez- que privatizó dos recursos fundamentales: minería y agua”, y agregó que la Carta Magna de  1980 no era el único instrumento jurídico, sino que “existen unas leyes escritas en la transición que siguen la misma estructura”, y ejemplificó con la Ley de pesca, Ley de geotermia, Decreto 701, y otros como los Tratados de Libre Comercio o el TPP , que “van en el mismo sentido”.

También se refirió al mito de que “efectivamente la minería es el sueldo de Chile, pero hoy está privatizado pues es por todos conocidos la situación”, en referencia a la transnacionalización del rubro. En definitiva, “parece que lo que están alentando a las autoridades es dejar todo a las fuerzas del mercado… ni Estados Unidos tiene un capitalismo tan poco regulado, y eso nos ha rebotado en llegar a pedir un capitalismo regulado.. imagínense”, dijo Yáñez.

También se refirió a que la acción ciudadana no tiene por misión el correr las barreras de lo posible, “pues las barreras son muy difíciles”, sino “estar premunidos de derechos, y esos son los derechos fundamentales, y esos no se negocian, y son límites para la soberanía del Estado, y buscan frenar los abusos del Estado”.

Para la co directora del Observatorio Ciudadano, “los derechos humanos son cartas de triunfo en la ciudadanía, porque no dan margen para la progresión, y son fundantes de la democracia. Ése es nuestro piso sobre el cual nos debemos parar”, y en cambio lo que hoy vemos “no guarda ninguna relación con los estándares internacionales de derechos humanos”.

Mario Garcés: la política ya no es monopolio de los partidos

Mario Garcés, director de la ONG ECO, Educación y Comunicación, manifestó que las ONGs nacieron para “resistir a una dictadura y ayudar a las clases populares a tener voz”, y las metas en dictadura eran reconstruir el tejido popular y recuperar la democracia a través de la reconstrucción del sujeto popular. Sin embargo, la democracia fue reconstruida sin sujeto popular, por lo que “existe un desacoplamiento entre lo social y lo político que funda la transición”, transición que solo fue posible a través de la aceptación del modelo.

“Nuestros postulados eran antitéticos, la sociedad civil y la sociedad en general se despolitizó, y se monopoliza la acción política desde el Estado”, manifestó Garcés, quien agregó que las ONG somos vistas por el Estado como organismos ejecutores de políticas públicas, definidas por el MDS y el Ministerio de Hacienda”.

Garcés coincidió con Nancy Yáñez en el sentido que la transición legitimó el neoliberalismo, y “Chile representa el experimento neoliberal más logrado de Latinoamérica que tiene elementos muy conocidos, como por ejemplo centralización, libre mercado, el Estado es subsumido en el mercado, colonizado por el mercado y se establece la democracia de los acuerdos”.

Garcés llamó a tener “nuestra propia historia constituyente” y llamó a tomar en cuenta los procesos de organización de las poblaciones para luchar contra la dictadura, la democratización de las universidades y otros procesos de cambio social. “¿No hay ahí un acervo constituyente?”. Además, manifestó que “es tiempo de reconocer a los movimientos sociales como factores de transformación”.

Finalmente, Garcés llamó a repensar la relación entre lo social y lo político, ya que los pueblos hacen política construyéndose como movimiento social, y si “los movimientos  sociales reconfiguran lo político, la política ya no es monopolio de los partidos”, por eso “la tarea es concebir la acción social como acción política, y que por lo tanto, no sea monopolio de los partidos”.

Trabajo colectivo

Tras los paneles iniciales, se realizaron trabajos en grupos para repensar el rol del trabajo de las ONGs, así como para ver fórmulas para el fortalecimiento de la sociedad civil.

Este 4to Congreso se realizó durante los días 23 y 24 de junio y estuvo a cargo de ACCIÓN.

Fuente: ACCIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *